Rafael Arteaga

video Rafael Arteaga

La memoria de las cosas

Recordar —que viene del latín recordāri, palabra formada por re (de nuevo) y cordis (corazón), cuyo significado es «lo que vuelve a pasar por el corazón»— nos propone una metáfora de lo que la memoria y el olvido hacen con nuestras imágenes en los procesos de repasarlas, de recrearlas, de volver a ellas continuamente.

Esta inquietud acerca de lo que sucede cada vez que evocamos las experiencias y los acontecimientos, más cercanos o más remotos, muy cotidianos o muy fuera de lo común, se expresa en la pintura mnémica como acercamiento hacia un nuevo espacio de contemplación de los recuerdos.

En este sentido, propongo un punto de encuentro entre la memoria y la fotografía a través de la pintura, que nos permita una aproximación a la imagen del recuerdo desde una visión subjetiva. Particularmente, me sirvo de esos elementos que agrupamos bajo el nombre de memorabilia para construir un puente entre los objetos y un tiempo y un lugar determinados. Tal como esa colección de cosas que la gente guarda porque una vez pertenecieron a alguien o quedaron vinculadas a algún sitio o momento de la vida; así mismo, la pintura mnémica usa la imagen para transformarla en memorabilia.

En esta investigación —que se mueve entre el recuerdo como generador de imágenes y el olvido como factor de síntesis—, me apropio de las cosas y las convierto en objetos con sentido y significado artístico, ofreciendo los elementos cotidianos a otros espacios de contemplación visual, donde las cosas no son por sí solas, sino que están siendo representadas desde la perspectiva de la memoria individual y para la memoria colectiva.